¿BEBER CON MODERACIÓN?

Debe darse ya una alerta a la población sobre este problema social del consumo “moderado”

Los motivos por los que el alcohol es la droga que más daño causa en nuestro sociedad son variados, pero me gustaría destacar:

Primero su alta tolerancia social con bajísima percepción de riesgo.

Y segundo su alta toxicidad, ya que tras una sola toma el hígado permanece desintoxicando y metabolizando hasta 8 días (durante los cuales tenemos un cierto grado de pérdida de nuestra identidad)

No creo que tuviese problemas con la bebida. Siempre me consideré un bebedor social.

Me empecé a cuestionar el hábito: tomar una lata de cerveza mientras cocinaba, unas cañas al salir de trabajar… total, un litro o litro y medio todos los días.

Muchas veces me ponía una película con la familia en casa y me tomaba una o dos latitas más. Si el jueves salía, aprovechaba para beber más, porque la mayoría de los bares de Logroño ofrecen pinta a precio de caña los jueves. Ir de cañas era algo que estaba en mi día a día.

Normalmente tomaba cañas tostadas, que tienen un poco más de graduación alcohólica que las rubias. A veces si iba a comer con alguien tomaba vino en las comidas.

Aunque me cuido, y soy vegano en este momento (vegetariano hace unos 18 años) y hago deporte y yoga con regularidad, históricamente tenía una sensación extraña en la barriga, hinchazón y malas digestiones. Eran molestias que, de ser constante, la había integrado en mi día a día. Formaban parte de mi personalidad.

Me preocupaba mucho era la pérdida de presencia: te tomas una o dos latitas de cerveza mientras cocinas, luego comes y para mi era imprescindible echar siesta, para poder seguir trabajando a la tarde. Luego me levantaba de la siesta con mal cuerpo. Luego las cañas de la tarde, y muchas veces con personas del trabajo. Ahora creo que en esas conversaciones no estaba razonando correctamente. No estaba allí presente, estaba esa persona en la que te conviertes con dos o tres cañas.

Decidí dejar de beber después de varios intentos. Después del verano pasado, a la hora de empezar el cole los niños, me comprometí con la causa. 

Tenía miedo del encuentro con mis amigos. Pero fue fácil. Lo primero que hice es reemplazar las cañas por agua mineral y utilicé el truco de decir que estaba malo… a ninguno de ellos les pareció mal. Luego con el tiempo todos lo han aceptado.

El dejar de beber cañas y alcohol también ha puesto en cuestión ir a los bares. En este momento en los bares sólo tomo un café al día.

Normalmente suelo quedar con gente a dar un paseo, en el trabajo o directamente en casa. Si no queda otro remedio, porque mis amigos van a bares, lo que hago es pedir agua. A veces suelo pedir infusiones, que con hielo son una buena alternativa. Debo decir que no me gustan mucho las bebidas carbonatadas, aunque alguna tónica me he tomado. Hay algunos pubs que ofrecen cócteles sin alcohol a buen precio. Y las pocas veces que he salido me he tomado uno.

Mi vida desde que he dejado el alcohol ha cambiado mucho: 

Aquellas molestias en las digestiones han desaparecido. 

Se me ha reducido la barriga de forma considerable.

He bajado 6 kgs de peso en 8 meses, debo de contar que hago deporte de forma regular, algo que nunca he dejado de hacer. 

Me encuentro más presente en cada conversación.

Me sigo echando siestas, pero por placer, por desconectar…

Y el ahorro económico.

2 cañas mínimo por día x 7 días x 2,20€ cada caña tostada: 30,80 € + latas para tener en casa: 12€ por semana. Total por semana: 42,80 € por semana, lo que hacen unos ¡2354 € al año!

Conclusión: estoy mejor anímicamente, estoy mejor físicamente, de salud también y encima estoy ahorrando mucho dinero al mes. Invito a todo el mundo a que deje de beber, que no es necesario, ni nos hace mejores personas. (M.F. Logroño año 2020)

En el caso del testimonio de este riojano, como veis no se trata de lo que normalmente llamaríamos ser un borracho o un alcohólico, y aún así el alcohol va llevándose lentamente tu vida. Puede convertirse en un modo de evitación, del “estar presente”, una manera de automedicarse o de huir de los afrontamientos necesarios.

Si tienes dudas sobre si el alcohol te esta produciendo problemas te propongo que te sometas a un mes de “ayuno”, si en este periodo lo necesitas no dudes en pedir consejo a tu médico y/o apoyo a tu psicólogo.

CARLOS FAULIN, PSICÓLOGO

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, me llamo Carlos.
¿En que puedo ayudarte?